10 enero, 2006

El capitel de San Martín

RINCÓN Y PERSONAJE
El capitel de San Martín

JESÚS MATEO PINILLA

Hace un año aproximadamente, la administración hizo una exposición para celebrar los cien años de la restauración de la iglesia de San Martín en Frómista.

Me interesó la muestra porque establecía de forma elemental, narrando con sencillez, la relación de ese buen profesional de la Arquitectura que fue el arquitecto Aníbal Álvarez con la obra que restauraba: la Iglesia de San Martín, joya del Románico del Camino de Santiago.

Entre las explicaciones que se daban sobre las obras, proyectaban un vídeo que iba iluminando cada uno de los capiteles para hacerle contar su propia historia y mientras se apagaba la luz sobre el resto de la iglesia. Era hacer hablar a la piedra, como he pretendido hacer yo mismo en nuestra ciudad.

Y al llegar a uno de los capiteles, quien daba la docta instrucción sólo dijo:

-«Este capitel representa a varios constructores en actitud no conocida».

Ese comentario me llamó inmediatamente la atención y me dirigí al elemento arquitectónico para ver lo que podía representar.

Lo que hallé fue lo que hoy señalo en una enorme reproducción que se encuentra en la recién inaugurada Sala de Turismo de la Calle Mayor por la Diputación y os muestro y describo:

Lo que están haciendo los constructores representados en el capitel es darse la mano en una cadena de unión masónica.

En esos años existía el germen de la actual Masonería: la llamada por el jesuita, conocido historiador masónico Padre Ferrer Benimelli, Masonería Operativa. Los que eran masones eran constructores, operarios, obreros especializados, hoy serían su equivalente los maestros de obra.

Tenían tanta importancia que se les dejaba pasar por las provincias en las que iban a trabajar sin pagar impuestos, por eso se les denominó en Inglaterra Freemasons o masones libres o francmasones.

Aquellos masones se reunían en las logias para comentar y enseñar los secretos del Arte de la construcción del Templo. Extendían yeso sobre el suelo y allí hacían sus dibujos explicatorios para poder comentarlos entre todos los asistentes. Cuando terminaba la explicación, el trabajo de logia, se deshacía el dibujo de yeso o, la llamada plancha de trazados, para que no fuese mal interpretada o simplemente copiada por otros masones. De ahí el secreto de lo hablado en logia.

Y luego, se cerraba el instructivo pacto, se formaba una cadena de unión, se cogían de la mano los masones para manifestarse su férrea trabazón, que implicaba apoyo de hermandad, de gremio.

Todo había sido realmente bello, primero se trabajaba en común, bajo las órdenes del Mayor de los Arquitectos, de Dios, luego se sellaba la amistad con un abrazo, que se rompía sacudiendo las manos juntas que aún permanecían unidas.

La labor precedía al sello de amistad, al cariño de los que trabajaban en lo mismo, al mutuo apoyo para quienes día a día subían con enorme peligro por los mismos andamios y podían morir en habituales accidentes debiendo ser la Hermandad quien socorriera a las viudas e hijos. Por eso se decía: si necesitas, pide.

¿Hay algo más interesante y bonito?.

Esa es la Cadena de Unión la que se representa en ese capitel, que no se rompe sino en el momento en que uno accede o en el que definitivamente se va porque Dios le lleva.

La representada en el capitel es una cadena de tres masones operativos y se cierra y termina con los tres constructores. Pero para verla y comprenderla en toda su extensión hay que sentirla. Y quizá desde mi oficio de arquitecto se pueda entender y explicar mejor. Por eso os lo cuento desde estas páginas del periódico con sinceridad y cariño.

Ahora, una vez comentada, os invito a ver esa joya en el antiguo comercio de Megino, donde ahora se ha puesto el Patronato de Turismo. Nada más entrar desde la Calle Mayor, a la derecha, tras el cristal, está el enorme capitel, copia aumentada del tamaño del existente en la iglesia de San Martín de Frómista.

En la actualidad que tanto se habla sobre masones y se publica un libro escrito por mi amigo Julio César Izquierdo Pascua: Conversaciones con un masón, tenemos el capitel que representa al germen de la Masonería Operativa en nuestra Calle Mayor.



http://www.diariopalentino.es/secciones.
cfm?secc=Opini%C3%B3n&id=247654

Links to this post:

<\$BlogItemBacklinkCreate\$>

1 comments:

Anonymous Anónimo said...

El Gran Maestro de la Gran Logia de España, Josep Corominas I Busqueta, acudió el sábado 18 de febrero a la capital de Castilla y León para conmemorar y presentar en rueda de prensa los 25 años de masonería en Valladolid. Corominas, que estuvo acompañado por el Venerable de la logia vallisoletana "Hermes-Amistad", habló con los periodistas sobre la situación actual de este colectivo tanto en nuestro región como en el resto del país. Destacó que actualmente, formalmente, solo funcionan en Castilla y León las logias de Valladolid y Palencia, aunque hay miembros masones en casi todas las ciudades de la comunidad autónoma. Del mismo modo, en el dossier informativo facilitado a los periodistas se dejaba constancia sobre la masonería palentina, especificándose que la logia palentina "Paz y Conocimiento" nació y surgió a raiz de la existente en la capital vecina, exactamente el 30 de junio del año 2001.
Tras la rueda de prensa, Corominas I Busqueta pudo intercambiar pareceres con Julio César Izquierdo, autor del libro "Conversaciones con un masón". En el mismo, Izquierdo Pascua relata las experiencias masónicas de un miembro de la logia palentina "Paz y Conocimiento".

20 febrero, 2006 19:36  

Publicar un comentario

<< Home