04 mayo, 2006

Excomunión


Masones afirman no contradecir cristianismo y piden que se levante excomunión
MADRID, 04 May. 06 (ACI).- El autodenominado Gran Priorato de Hispania solicitó el pasado 26 de abril a la Comisión Episcopal para la Doctrina de la Fe de la Conferencia Episcopal Española, revisar la condena de excomunión impuesta a los católicos que pertenezcan a la masonería, aduciendo que ésta no contradice al cristianismo.
En una nota de prensa, la masonería española indica que en su caso la Iglesia comete una "injusticia", porque el sistema masónico al que pertenecen –Régimen Escocés Rectificado (RER)–, es "totalmente cristiano" y no atenta contra "el cristianismo o cualquier dogma católico romano".
En ese sentido, informan que han entregado al monasterio benedictino de Montserrat, "el depósito de todos nuestros rituales del RER" como "muestra de nuestra buena voluntad y para que pudieran ser revisados e investigados con la tranquilidad requerida por aquel o aquellos que la Iglesia Católica designara".
Los masones señalan que esta es "la continuación de los diversos contactos" realizados con la Iglesia en el país. Añade que tienen la "firme voluntad y determinación" de "llegar donde sea preciso, con tal de que sea revisada tan injusta decisión".
No es compatible con el catolicismo
El Código de Derecho Canónico, promulgado por el Papa Juan Pablo II el 25 de enero de 1983, afirma en su canon 1374 que "quien se inscribe en una asociación que maquina contra la Iglesia debe ser castigado con una pena justa; quien promueve o dirige esa asociación ha de ser castigado con entredicho". Debido a que esta nueva redacción no menciona expresamente a la masonería, el entonces Prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, Cardenal Joseph Ratzinger, publicó una declaración el 26 de noviembre del mismo año para evitar cualquier confusión.
"No ha cambiado el juicio negativo de la Iglesia respecto de las asociaciones masónicas, porque sus principios siempre han sido considerados inconciliables con la doctrina de la Iglesia; en consecuencia, la afiliación a las mismas sigue prohibida por la Iglesia. Los fieles que pertenezcan a asociaciones masónicas se hallan en estado de pecado grave y no pueden acercarse a la santa comunión", afirma la declaración.
Asimismo, advierte que "no entra en la competencia de las autoridades eclesiásticas locales pronunciarse sobre la naturaleza de las asociaciones masónicas con un juicio que implique derogación de cuanto se ha establecido más arriba, según el sentido de la Declaración de esta Sagrada Congregación del 17 de febrero de 1981".


Fuente:
http://www.aciprensa.com/noticia.php?n=12497


.

Links to this post:

<\$BlogItemBacklinkCreate\$>

0 comments:

Publicar un comentario

<< Home