31 octubre, 2005

El Maestro de la Gran Logia Masónica de la República Dominicana sugirió al Gobierno cerrar la frontera con Haití con una muralla del material que sea posible económicamente, para frenar el paso de inmigrantes ilegales.

Felipe de Castro dijo que luego se deberían tomar acciones reales para ayudar a nuestros vecinos, con el apoyo de países hermanos, para construir una nación económicamente habitable.

Indicó que los dominicanos deben comprometerse a recuperar ecológicamente el territorio haitiano, a fin de que sus ciudadanos puedan tener la oportunidad de reiniciar sus vidas en su tierra y lograr el sueño de sus antepasados de tener un país productivo y autosuficiente.

“Como todos los miembros de la raza humana, los haitianos tienen derecho a ser felices, a tener una patria, a construir una nación en la que puedan vivir. Debemos ayudarlos a que lo logren, como hermanos masones es nuestro deber ayudarlos a salir airosos de sus pruebas”, dijo de Castro durante una rueda de prensa celebrada en su local de Ciudad Nueva para dar a conocer la “Proclama Pública de la Gran Logia”.

Sugirió además hacer un censo nacional de emergencia, para establecer el número de inmigrantes haitianos que hay en el país y así determinar quiénes pueden ser residentes, los que pueden optar por un permiso de trabajo, adquirir la nacionalidad dominicana y los que deben repatriarse.

El Gran Maestro explicó que para hacer esta proclama se tomaron en consideración varios aspectos como son las diferencias entre ambas naciones en idioma, cultura, costumbres, religión, y que a pesar de ser vecinos por tantos siglos casi no nos conocemos.

Expresó que “la perspectiva de la integración de los ciudadanos de Haití y República Dominicana liberaría un sentimiento de odio entre ambos nacionales, pues esa integración sólo provocaría más pobreza, más crímenes y más miseria, por lo que ambos terminaríamos fracasando como proyectos de democracia, convirtiéndonos verdaderamente en dos estados fallidos y nuestra isla se convertiría en un infierno”.

De Castro estuvo acompañado de René Báez Robiou, Gran Diputado; Rafael Antonio Pérez y Pérez, Gran Secretario; y Freddy Santana Ramírez, Primer Gran Maestro.

El Gran Maestro recordó que la formación, proclamación e instauración de la nación dominicana van indisolublemente ligadas a la Masonería dominicana y mundial.

Los masones participaron en la fundación de la Sociedad Secreta La Trinitaria, en la proclamación del 27 de febrero y en la Guerra de la Restauración.
En octubre de 1858 se fundó la Gran Logia Nacional, que es la organización civil más antigua de República Dominicana, con 147 años, y que ha continuado activa durante toda la vida republicana.

De Castro explicó que en todas las naciones y en todas las épocas, la masonería ha tomado el rol de guardián del bien general de la nación y protectora de la democracia.

Links to this post:

<\$BlogItemBacklinkCreate\$>

1 comments:

Anonymous Anónimo said...

Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

31 octubre, 2005 13:50  

Publicar un comentario

<< Home