17 noviembre, 2006

«La Unión Europea es una idea básicamente de la masonería»

Pepe Rodríguez, periodista y escritor

Con Masonería al descubierto se establece una radiografía necesaria sobre este grupo de personas que durante la historia de España han sido diana de una profunda leyenda negra. El periodista catalán, Pepe Rodríguez se ha empapado de legajos y testimonios de personas pertenecientes, o que han pertenecido, a diferentes logias, para tratar de ofrecer la primera imagen objetiva y complete de la masonería. En una distendida charla con Periodista Digital, el autor nos devela los ataques que la iglesia, el dictador Franco o algunos historiadores han vertido sobre este modo, sencillamente, de comprender el mundo. Rodríguez deja claro que el poder político y económico ha estado al margen de la masonería y es que “siempre le ha costado llegar a fin de mes”. Por el contrario, en su seno han estado las mejores reflexiones sobre las estructuras políticas o sociales.

¿Hay que ser un “tipo rao” para ser masón?

No, yo creo que no, aunque haya masones que son “tipos raros”. Igual que hay géneros nucleares que son “tipos raros”. Simplemente hay que tener alguna aspiración de ser mejor, de intentar ver las cosas desde otra perspectiva y de intentar hacer algo (aunque sea reflexionar) para que la sociedad funcione de otra manera.
¿A que responde ese celo que rodea a la masonería?
Fue necesidad hasta hace relativamente poco. El problema de la masonería es que, desde sus orígenes, era mucho más abierta y democrática que la sociedad que les rodeaba.

¿Por qué el enfrentamiento con la Iglesia?

La Iglesia no quiere coexistir con nadie. Es intolerante. Ella tiene la verdad absoluta y el resto no. La masonería cometió el pecado más grande que podía hacer: decir que en una logia caben todos.

¿Y qué ocurrió durante la dictadura?

El fascismo de Franco asesinó a miles de masones. Los asesinaron porque la mayoría de los masones muertos tras el alzamiento del 36 no pasaron por juicio previo. Cuando entraban las tropas nacionales en una ciudad, una de las primeras cosas que hacían era ver si había un templo masónico. Buscaban los archivos y todos los nombres de aquellos que se hubiesen registrado eran fusilados y punto.

¿Hacían algún tipo de apología política?

No, en absoluto. Ni durante el franquismo ni antes tampoco. Durante la II República es cierto que hubo un buen porcentaje de diputados masones pero es que había más diputados católicos. Y digo yo. Puestos a fusilar, fusilemos a la mayoría. Si no, no fusilemos a nadie ni miremos mal a nadie.

Franco sufría pura paranoia con la masonería
¿Tenía algún problema personal Franco con los masones?

Franco era un tipo bastante paraniode y, además, ultra católico. Como tal se aprendió el catecismo, por eso odiaba a la masonería. Hay muchas bulas vaticanas, de diferentes papas, proscribiendo la masonería. Pero del mismo modo fue un tremendo hipócrita porque sus dos hermanos eran masones y los utilizó para su benéfico. Sobre todo utilizó a su hermano Nicolás a través de sus contactos masones de políticos portugueses e ingleses. Franco estaba obsesionado. Cada día del año durante toda su vida, leía revistas de masones y perseguía masones. Si no los había, se los inventaba. Era pura paranoia con la masonería.

¿Había motivos económicos en la persecución a la masonería?

Para nada. Los masones nunca han tenido donde caerse muertos. A lo largo de la Historia ha habido masones de clase media (la mayoría) y de clase alta... Pero a la masonería como tal, siempre le ha costado llegar a fin de mes. En España hay una panda de indocumentados de extrema derecha que dicen que la masonería manipula, que son ricos, políticos... Y la realidad es que no llegan a final de mes.

ENTRE LA UTOPÍA Y LA REALIDAD
¿Es utopía lo que persigue la masonería?

Los masones son conscientes de que es utópico pero todos tenemos derechos a soñar.

¿Con que sueñan los masones?

Todos los modelos de unión política se debatieron en su día en las logias. Esta idea de la unión de los Estados, la Unión Europea, es una idea básicamente masónica. La unión de mercados, la unión de países latinoamericanos, también. No digo que estas uniones estén controladas por masones, pero la idea es propia de la masonería. Esa idea de la unidad durante mucho tiempo era inviable por la sociedad totalitaria que rodeaba a la masonería.

¿Son muy duros con algún tipo de disciplina?

En la masonería jamás te dirán lo que tienes que creer. En una logia se hace un trabajo en grupo. No hay conclusión, cada uno sacará de esas reflexiones y debates lo que le venga en gana. No hay nadie que tenga poder sobre los masones. Son libres de irse cuando quieran y no le pueden obligar a nada. La masonería no es el Opus Dei o los Legionarios de Cristo donde si hay una estructura piramidal o férrea. Por eso desde el Opus o desde los Legionarios se puede conspirar y hacer negocios. Desde la masonería no, aunque quieran. La realidad es muy simple.



Fuente:
http://www.periodistadigital.com/periodismo/object.php?o=505116

Links to this post:

<\$BlogItemBacklinkCreate\$>

1 comments:

Anonymous Anónimo said...

donde puedo conseguir el citado libro en la argentina
neruda_picasso@hotmail.com.ar

28 junio, 2009 20:52  

Publicar un comentario

<< Home